“Alba, tibio temblor de nieve,
añil, A de los principios,
ni de ayer ni hoy, eterna
Altea”
Juegos del Mediterráneo, de Carlos de la Rica

Fotografía natural y bonita de bodas en Altea y en Simat. El atardecer más luminoso jamás visto debe de estar en Altea. A ello se suman sus calles, sus casas blancas, sus puertas antiguas restauradas, sus vistas al mar… Y el monasterio más bonito del mundo sin duda está en Simat (amor de hija).

Simat es nuestro pueblo. ¿Cómo no íbamos a hacer fotos allí? A David le conozco de siempre, de la guardería y del colegio, de vivir en Simat y ser amigos de los de siempre. Entonces te viene a la mente cuando erais pequeños y nunca en ningún momento piensas: esta persona se casará y seré yo quién tenga el honor de hacer las fotos de su boda. ¿Cómo lo vas a pensar? Tengo tantos recuerdos. A Eve también la conozco de siempre, llevan toda su vida juntos… ¡y hacen tan buena pareja! En las fotos hay confianza, hay amor, hay naturalidad y hay ganas de pasarlo bien.


¡Vamos a hacer un poco el cabra!

¿Te han gustado? Escríbeme para tener unas fotos así

A %d blogueros les gusta esto: